¿La enseñanza está en crisis?

Este fin de semana pasado pasó por mis manos un artículo muy interesante, en una revista, el cual trataba acerca del premio que se otorga al mejor maestro del mundo. Esta noticia me hizo pensar que este premio era un indicador de que la cosa no va muy bien en el tema de la educación, y que se están buscando nuevas maneras de entenderla y fomentarla. En este premio se valoran métodos de enseñanza innovadores, que los profesores impliquen a los alumnos de la clase en el devenir de la actualidad, que sus enseñanzas se conecten con el mundo real, etc. Esto, claramente abre el debate de si ¿otro tipo de educación es posible?

Muchos ya argumentan (como P. Rose experta de la Unesco) que otro tipo de educación no solo es posible, sino que es necesaria e imprescindible debido a todos los cambio que están sucediendo en la sociedad. Ante la crisis mundial de la enseñanza, cualquier solución pasa irremediablemente por: reforzar la figura y la calidad de los profesores. Otra medida importante radica en desburocratizar el sistema educativo, debido a que ya muchos profesores pasan más tiempo rellenado impresos y formularios que educando y dando clases.

Una vez más se demuestra que, los mejores posicionados para el premio son personas que se implican, están comprometidas con lo que hacen, aman y sienten pasión por su trabajo, inspiran y dejan huella a pesar de todos los problemas que esta profesión está teniendo que afrontar en los últimos años.

Ahora os muestro alguna de las propuestas o recetas de los mejor posicionados para el premio:

alumnos1C. Bona (España): según nos indica este profesor, “la educación es una cuestión de empatía”, y ¿cómo se puede medir ésta? No es fácil de medir y por supuesto que las pruebas estandarizadas y globalizadas que los alumnos se someten continuamente no aportan nada al respecto. Este profesor también nos indica algo respecto a las notas: “lo importante no son los dieces que saque un estudiante, sino que adquiera herramientas necesarias para valerse cuando sea adulto”.  

Esto, amigos míos, es implicarse en el crecimiento y desarrollo personal del futuro adulto.

J. Evers (Holanda): Según este profesor, “el educador debe asumir riesgos, lo que el niño aprende no se puede medir fácilmente, porque cada niño es único y sus resultados impredecibles. Educar no es sólo transmitir conocimiento, es socializar y también ayudar al individuo a profundizar en sus cualidades”. “Nos preocupamos más por los exámenes que por educar, arriesguémonos

Esto, amigos míos, es autoconocimiento para avanzar en su desarrollo.

M. Karise (Estonia): Esta profesora nos dice que “lo que motiva a los alumnos es la personalidad del profesor, su pasión, su chispa. El buen maestro ayuda a los jóvenes a abrirse al mundo, alienta su curiosidad, les hace sentir que son importantes y que su contribución es importante para el mundo. Las emociones con fundamentales”.

Esto, amigos míos, es mentoring, coaching. No imponer por imponer.

V. Vesela (Macedonia): Esta profesora nos dice que “lo más importante es que los niños satisfagan su necesidad de juego y exploración. Los niños son mis socios, me ayudan a descubrir nuevos métodos de enseñanza”.

Esto, amigos míos, es tratar  de igual a igual, de ponerse al mismo nivel.

R. Gerver (Inglaterra): Según algunos es el mayor experto en educación del mundo. Este profesor defiende que antes que conocimientos hay que trasladar emociones a los alumnos. Denuncia que estamos empeñados en enseñar lo que era importante hace 30 o 40 años. Actualmente, para encontrar trabajo, para acceder a la información no es necesario haber memorizado batallas y reyes. Las habilidades que hoy importan son del tipo interpersonal: capacidad de comunicarse, de colaborar, de resolver, de encontrar información. Una frase esencial de este profesor es:

Si un profesor no logra que sus alumnos aprendan, no es un buen profesional. ¡No hay excusas!

Según este profesor, los videojuegos demuestran la gran capacidad de resilencia de los jóvenes, porque son capaces de perder una partida y comienzan de nuevo, no se rinden. Además colaboran con otros en partidas online. Los adolescentes de ahora utilizan técnicas de aprendizaje más sofisticadas que las nuestras. Lo que hay que conseguir es que utilicen esas habilidades en otras cosas. No están interesados en aprender algo que les parece aburrido, pero todos quieren aprender.

Esto, amigos míos, es actualizarse, renovarse, adaptarse a la nueva realidad y no quedarse anclados en el pasado.

Ufff, vaya cantidad de nuevas y frescas maneras de entender por dónde enfocar la educación futura. Todos ellos son ejemplos extraordinarios de que la educación se puede cambiar, de que hay otras maneras de educar y formar personas. Todas estas nuevas ideas de educación van enfocadas a:

·   respetar la individualidad de cada persona y sus emociones,

·   centrarse en las preferencias y habilidades de cada cual,

·   ayudar en vez de imponer,

·   ponerse en el lugar del otro,

.   ponerse al nivel del otro, no ser superior,

·   adaptarse a la realidad actual,

·   renovarse y desechar métodos válidos para épocas anteriores.

 

alumnos2Con el actual sistema educativo, parece que la sociedad esté más interesada en intentar sacar personas como medios productivos, válidos para el sistema, que en desarrollar personas que estén satisfechas, desplieguen su potencial y que encaucen su propio camino siguiendo sus mejores habilidades. Esto mismo es una contrariedad del propio sistema, si se quiere a los mejores en los mejores sitios para que sean más productivos, ¿por qué no se trabaja desde niños para desarrollar las mejores habilidades de cada uno? ¿Por qué nos empeñamos en que todos sean iguales y hagan lo mismo siendo que todas las personas somos diferentes y tenemos unas preferencias, talentos y habilidades diferentes?

¡Es una locura! pero, nos educan a todos de la misma manera, que hagamos las mismas cosas, nos enseñan lo mismo y después, cuando sales al mundo, a la empresa, te piden que seas distinto, que seas especial, que seas innovador, que aportes cosas nuevas. Es decir primero te obligan a que seas igual que todos, que no te salgas de los límites marcados, que no seas diferente o si no vas al fracaso, y luego te exigen que seas diferente y especial, que aportes algo distinto. ¡Manda narices!

Pongámonos todos a trabajar porque hay mucha tarea que realizar para cambiar este sistema educativo que ya está caduco y que no sirve para la realidad actual, se mire como se mire desde cualquier punto de vista. No es bueno para los profesores, no es bueno para la sociedad, no es bueno para los alumnos, no es bueno para nadie. Punto.

Si te ha gustado, y crees que puede ser interesante para otras personas, estaré muy agradecido si me ayudas a difundir el mensaje compartiéndolo o haciendo clic en me gusta. Muchas gracias.

email

Deja un comentario